Come to me

viernes, 4 de junio de 2010

El beso Robado


Durante la jornada, la vida reclama al destino alguna vivencia que me quite de la rutina en la cual se sumergio mi vida.
Un reencuentro, una novedad o simplemente un dia de lluvia.
La vida dió gritos que son escuchados y en la mañana de un día, cuando en la rutina de accionar y pensar me sorprendió el destino inesperado.
En mi cabeza solo existías tú, e iba a tu encuentro en ese mismo momento con mi beso a estrenar. El reflejo del Sol en la ventanilla del bus me negaba la visión en la distancia.
Un colectivo vacío, y lleno a la vez. la ausencia de calor se hacia notar dentro del vehiculo.
Mi mente pensaba en tí, y no pude ver a la mujer que subió al bus y sentó junto a mí, hasta que su aroma confundió las palabras que sonaban en mi cabeza deseandote entre mis brazos.
La rutina seguia ahí, firme, por lo menos frente a mis ojos.
La tensión subió, el Sol resplandeció, el frío desapareció... la rutina fue quebrada por lo inesperado.. el beso de esa mujer desconocida. El beso robado por ella. El beso que era tuyo.
La pasión de aquel beso acobijo el frío de la mañana y lo convirtió en calidez. Las manos frías de esa mujer recorrieron mi rostro mientras mis dedos yacían tímidos e inmoviles.
Sus labios me conducían a nuevas experiencias. Nuestros miradas no se cruzaron en ningun momento, a pesar de que busque su mirada para contemplar sus ojos y tratar de entender la situación. Pero jamas los abrió.
Finalmente y luego de haber perdido la nosion del viaje el beso finalizo con la voz mas dulce diciendo Adiós, y ahí vislumbré esos ojos que tanto deseaba contemplar.
Su mano, que estaba siendo tomada por mi mano ya no tímida, se despidió con una caricia.
Al descender del Bus, ella se convirtió en un recuerdo. Sin saber mas que del sabor de sus labios y el color de sus ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario